La importancia de la educación ambiental

La Educacion Ambiental ha pasado a ocupar un primer plano en los currículos educativos en los últimos veinte años. No en vano, todos los cambios a los que estamos asistiendo bien merecen una reflexión profunda y proactiva en la que nosotros, los seres humanos, tomemos conciencia de nuestro papel en la tierra. Y ese no es otro que perpetuar la vida, preservar nuestros bienes naturales, desarrollar nuevas formas de energía eficientes y sostenibles, luchar contra las desigualdades y, en suma, cuidar, amar y respetar el mundo en el que vivimos.


Así pues, la relación que los seres humanos tenemos con el medio biofísico que nos rodea debería ser uno de los puntos claves que se tuvieran en cuenta a la hora de establecer los objetivos y los contenidos que se programen como parte del currículo de la Educación Ambiental. Se trata pues de una toma de conciencia de valores así como de la aclaración de ciertos conceptos cuya finalidad desemboque en nuestra capacidad para desarrollar las actitudes necesarias y adecuadas para fomentar la toma adecuada de decisiones respecto al entorno que nos rodea. De esta forma, lo que se pretende es preservar la calidad ambiental y mejorar nuestra calidad de vida.

La toma de conciencia en la Educacion Ambiental, que comienza desde la más tierna infancia, deberá hacerse en la medida de lo posible al aire libre, donde se facilitará un contacto estrecho con la naturaleza. Las actividades pueden ser acampadas, actividades de sensibilización con el medio, debates organizados, etc., fomentando la participación activa durante el proceso.

Dentro del aula, parece interesante incluir ejercicios dirigidos a explicar la complejidad del desarrollo sostenible. Y es que diseñar actividades a lograr esto supone un reto para el hombre, ya que vivimos en un mundo superpoblado donde las desigualdades aún se manifiestan a gran escala. Igualmente, la destrucción constante de la capa de ozono supone otro foco importante de atención. La preservación de la biodiversidad es otra tarea compleja debido a la humanización de los terrenos naturales, y la desertización, la erosión y la destrucción de las selvas y bosques son otros fenómenos actuales sobre los cuales merece la pena reflexionar.

Desde luego, la Educacion Ambiental es una materia que puede y debe ocupar un espacio importante, tanto en el entorno escolar como en el doméstico, laboral y social, e incluso se hace necesario, cada vez más, implicar a los más pequeños en otros eventos que sensibilicen su percepción sobre el medio que nos rodea. Y es que solo a través de la información es posible que la humanidad trabaje al unísono pensando en las nuevas generaciones venideras y cómo queremos que encuentren el mundo, pues deseamos que lo contemplen en la forma en que hoy lo conocemos. Y para ello, sin duda, queda aún mucho trabajo por hacer.