ATENCIÓN AL CLIENTE   928 29 99 32

Más de 50 años, gracias a ti

PRESUPUESTO GRATUITO
ATENCIÓN AL CLIENTE
928 29 99 32

Cómo empezó todo

El camino ha sido largo desde que en 1966, hace ya más de 50 años, Juan Luis Martín López, profesor mercantil y empleado de banca, además de persona curiosa y con inquietudes, decidió iniciar una aventura empresarial en un momento verdaderamente difícil de la Historia de España.

Tras varios intentos de iniciar negocios por su cuenta, este emprendedor se dio cuenta de que no existía en Canarias un servicio de control de plagas verdaderamente profesionalizado. Así, en sus ratos libres empezó a formarse, a leer y a buscar posibles clientes que pudieran necesitar estos servicios.

Para ello, decidió establecer una estrategia centrada en tres puntos que se han mantenido vigentes hasta hoy y que explican la larga trayectoria de Faycanes:

CLIENTE    EQUIPO    INNOVACIÓN


El cliente es lo primero

Puede sonar a tópico, pero no lo es, en la década de los años sesenta, cuando empezaron a construirse los primeros hoteles en Canarias, cuando se inició el boom de la construcción, cuando empezamos a movernos en el 600 y se introdujo esa mentalidad del dinero fácil y rápido; Juan Luis decidió apostar por todo lo contrario.

De hecho, como muestra de que la vocación de servicio al cliente fue crucial desde el primer momento, tenemos el primer slogan de la compañía: “si no queda satisfecho le devolvemos su dinero”. Frase con gancho en la que quedaba patente que lo más importante era la búsqueda de resultados o, lo que es lo mismo, acabar con las plagas incluso a costa de no generar beneficios inmediatos para la compañía.

Hasta tal punto fue fructífera esta estrategia que los resultados no tardaron en llegar y a los diez años de haber iniciado el proyecto de Faycanes en Gran Canaria, la empresa abrió sus puertas en la vecina isla de Tenerife. Allí, José Antonio García Fuertes, otra persona con visión de futuro y que compartía los mismos valores empresariales, ayudó a crear una marca, Faycanes, que hoy en día está presente en toda Canarias.


Un pequeño equipo: una gran familia

Para lograr su objetivo, Juan Luis decidió delegar funciones en sus empleados y motivarlos para que sirvieran de la mejor forma posible a los clientes.

Él sabía que sólo creando un buen equipo se podían cosechar buenos resultados y, con el tiempo, este equipo acabó convirtiéndose en una una auténtica familia en la que siempre se buscaba la colaboración, el compañerismo y la humildad cuando la ocasión lo requería. De hecho, todavía hoy, algunos trabajadores de los primeros tiempos continúan en la empresa, la filosofía de la empresa permanece intacta y tratamos de conservar ese buen ambiente que deseamos transmitir a nuestros clientes.


Innovar, más que una palabra, una necesidad

Una empresa de control de plagas que se debe a sus clientes y que promete resultados eficaces necesita estar permanentemente innovando para adaptarse a todas las circunstancias que se presentan. Las plagas no son fáciles de erradicar, muchas de ellas persisten, se adaptan a los productos químicos y antes o después vuelven a aparecer.

Por eso, es imprescindible estar siempre a la última en los nuevos tratamientos que van surgiendo y, sobre todo, formar a los trabajadores para que conozcan todas las técnicas de vanguardia teniendo siempre presente la sostenibilidad medioambiental.

Pero no sólo eso, en Faycanes, la tecnología ha estado presente desde sus inicios en todos los ámbitos de la gestión. Un aspecto que no sólo se destaca en la incorporación de nuevas técnicas y procedimientos de trabajo, sino también en las herramientas necesarias para mejorar la comunicación interna con nuestros profesionales. De hecho, nuestro call center fue pionero al utilizar las primeras emisoras de radio, luego los buscas y más tarde los primeros teléfonos móviles.


La empresa en el siglo XXI

Ahora, más de 50 años después, Faycanes sigue siendo la primera empresa de Canarias en el control de plagas. Una segunda generación de profesionales se ha hecho cargo de la compañía y nuestros valores permanecen intactos: continuamos estando comprometidos con el trabajo bien hecho, nuestros clientes y empleados siguen siendo nuestra máxima prioridad y la innovación destaca, si cabe todavía más, como elemento fundamental para diferenciarnos del resto de empresas del sector.

Así, ahora nuestros técnicos se forman continuamente para conocer todos los avances que van surgiendo en el sector y tienen a su disposición todos los dispositivos tecnológicos de última generación: desde las tablets hasta los smartphones.

Además, hemos perfeccionado las vías de comunicación externas con nuestros clientes creando MiFaycanes, una intranet que cada año utilizan más de 3.000 clientes y que aglutina toda la documentación legal, análisis de datos e informes especializados directamente asociados a sus cuentas.

Todo ello con un único objetivo, seguir siendo la empresa de referencia a la que acudas cuando necesites ayuda para controlar una plaga.

Cómo empezó todo

El camino ha sido largo desde que en 1966, hace ya más de 50 años, Juan Luis Martín López, profesor mercantil y empleado de banca, además de persona curiosa y con inquietudes, decidió iniciar una aventura empresarial en un momento verdaderamente difícil de la Historia de España.

Tras varios intentos de iniciar negocios por su cuenta, este emprendedor se dio cuenta de que no existía en Canarias un servicio de control de plagas verdaderamente profesionalizado. Así, en sus ratos libres empezó a formarse, a leer y a buscar posibles clientes que pudieran necesitar estos servicios.

Para ello, decidió establecer una estrategia centrada en tres puntos que se han mantenido vigentes hasta hoy y que explican la larga trayectoria de Faycanes:

CLIENTE    EQUIPO    INNOVACIÓN


El cliente es lo primero

Puede sonar a tópico, pero no lo es, en la década de los años sesenta, cuando empezaron a construirse los primeros hoteles en Canarias, cuando se inició el boom de la construcción, cuando empezamos a movernos en el 600 y se introdujo esa mentalidad del dinero fácil y rápido; Juan Luis decidió apostar por todo lo contrario.

De hecho, como muestra de que la vocación de servicio al cliente fue crucial desde el primer momento, tenemos el primer slogan de la compañía: “si no queda satisfecho le devolvemos su dinero”. Frase con gancho en la que quedaba patente que lo más importante era la búsqueda de resultados o, lo que es lo mismo, acabar con las plagas incluso a costa de no generar beneficios inmediatos para la compañía.

Hasta tal punto fue fructífera esta estrategia que los resultados no tardaron en llegar y a los diez años de haber iniciado el proyecto de Faycanes en Gran Canaria, la empresa abrió sus puertas en la vecina isla de Tenerife. Allí, José Antonio García Fuertes, otra persona con visión de futuro y que compartía los mismos valores empresariales, ayudó a crear una marca, Faycanes, que hoy en día está presente en toda Canarias.


Un pequeño equipo: una gran familia

Para lograr su objetivo, Juan Luis decidió delegar funciones en sus empleados y motivarlos para que sirvieran de la mejor forma posible a los clientes.

Él sabía que sólo creando un buen equipo se podían cosechar buenos resultados y, con el tiempo, este equipo acabó convirtiéndose en una una auténtica familia en la que siempre se buscaba la colaboración, el compañerismo y la humildad cuando la ocasión lo requería. De hecho, todavía hoy, algunos trabajadores de los primeros tiempos continúan en la empresa, la filosofía de la empresa permanece intacta y tratamos de conservar ese buen ambiente que deseamos transmitir a nuestros clientes.


Innovar, más que una palabra, una necesidad

Una empresa de control de plagas que se debe a sus clientes y que promete resultados eficaces necesita estar permanentemente innovando para adaptarse a todas las circunstancias que se presentan. Las plagas no son fáciles de erradicar, muchas de ellas persisten, se adaptan a los productos químicos y antes o después vuelven a aparecer.

Por eso, es imprescindible estar siempre a la última en los nuevos tratamientos que van surgiendo y, sobre todo, formar a los trabajadores para que conozcan todas las técnicas de vanguardia teniendo siempre presente la sostenibilidad medioambiental.

Pero no sólo eso, en Faycanes, la tecnología ha estado presente desde sus inicios en todos los ámbitos de la gestión. Un aspecto que no sólo se destaca en la incorporación de nuevas técnicas y procedimientos de trabajo, sino también en las herramientas necesarias para mejorar la comunicación interna con nuestros profesionales. De hecho, nuestro call center fue pionero al utilizar las primeras emisoras de radio, luego los buscas y más tarde los primeros teléfonos móviles.


La empresa en el siglo XXI

Ahora, más de 50 años después, Faycanes sigue siendo la primera empresa de Canarias en el control de plagas. Una segunda generación de profesionales se ha hecho cargo de la compañía y nuestros valores permanecen intactos: continuamos estando comprometidos con el trabajo bien hecho, nuestros clientes y empleados siguen siendo nuestra máxima prioridad y la innovación destaca, si cabe todavía más, como elemento fundamental para diferenciarnos del resto de empresas del sector.

Así, ahora nuestros técnicos se forman continuamente para conocer todos los avances que van surgiendo en el sector y tienen a su disposición todos los dispositivos tecnológicos de última generación: desde las tablets hasta los smartphones.

Además, hemos perfeccionado las vías de comunicación externas con nuestros clientes creando MiFaycanes, una intranet que cada año utilizan más de 3.000 clientes y que aglutina toda la documentación legal, análisis de datos e informes especializados directamente asociados a sus cuentas.

Todo ello con un único objetivo, seguir siendo la empresa de referencia a la que acudas cuando necesites ayuda para controlar una plaga.


PRESUPUESTO GRATUITO
ATENCIÓN AL CLIENTE
928 29 99 32